Cómo saber si un queso está en mal estado o caducado - Marimorena
Marimorena
Cómo saber si un queso está en mal estado o caducado

El queso es, para muchos, un manjar con muy buenos valores nutricionales que no puede faltar en la nevera. En según qué versiones puede contener un exceso de materia grasa, por lo que conviene vigilar su ingesta y no abusar de él.

Los quesos también tienen su aquel a la hora de guardarlos y preservarlos en la nevera, y es posible que alguna pieza se nos pase de fecha y caduque. Desde Quesos de Europa, una iniciativa financiada por la Unión Europea, avisan de qué signos de deterioro puede presentar este producto en caso de estar en mal estado, para, así, poder identificar si es apto o no para el consumo.

La primera clave es la vista. En los quesos que están pasados tiende a aparecer moho, aunque hay que saber distinguirlos de aquellos tipos que tienen esta característica de base, como los quesos azules. Si en los de tipo duro o semiduro aparece moho, se puede eliminar retirando hasta un centímetro más de producto y aprovechar el sobrante. Si el queso es de tipo blando o fresco, lamentablemente habrá que desechar todo el trozo.

También es posible discernir si el queso está en mal estado observando su corteza. Si presenta un aspecto arrugado o tiene un color más oscuro del habitual, la pieza estará caducada.

Otra clave es el olor. Si bien es cierto que los quesos tienen olores, en ocasiones, muy fuertes, un lácteo de este tipo en mal estado olerá de forma desagradable, como a amoniaco. Es importante evitar confundir un aroma intenso con el olor del producto caducado.

¿CÓMO CONSERVAR EL QUESO?

Se recomienda, ante todo, comprar la cantidad justa y necesaria para el consumo, sin excederse. Así, se aprovechará toda la cuña y no habrá que tirar nada a la basura. Para conservarlo adecuadamente, además, hay que tener en cuenta una serie de consideraciones.

Por ejemplo, los quesos más húmedos tienden a estropearse antes, mientras que los quesos más duros, como los curados, se mantienen mejor. Al guardarlos en la nevera, los quesos azules duran como máximo una semana, los frescos y de pasta suave (como el brie) aguantan entre una semana y diez días y, por último, los duros pueden conservarse en la nevera hasta seis meses si su envoltorio está cerrado. Si está abierto, el periodo se reduce a un mes. 

Si el paquete está empezado, lo mejor es conservar el queso en un papel encerado o film en el cajón de las frutas y verduras, donde la temperatura y humedad es más idónea para este producto. También pueden almacenarse en una caja o tupper bien cerrado.

Fuente: La Información

Carrito de compras

Volver a la tienda

El carrito esta vacío

 

You can try some popular tags here:

Cuenta

¿No tiene cuenta de cliente?
Crear una cuenta
4